exposiciones

Banner

“Los colores de la subversión”

Como el superviviente de un sueño, de una pesadilla, que se escapa del plano onírico para colarse en nuestra realidad. Toda una boutique cromática que te atrapa y te pasea por los paisajes más recónditos de la imaginación; dando forma, con cada pincelada, al dogma de una fantasía urbanita, bohemia y transgresora.

La obra de Arman (Madrid, 1977) rescata con estilo propio los preceptos del Lowbrow de finales de los 70, para devolverlos a un presente mordaz y sarcástico. Aires underground y contraculturales que, a base de pintura, collage e incluso serigrafía, ponen de manifiesto la cara más oculta y sugestiva del surrealismo pop. Influido por la obra de Robert Williams, Mark Ryden y Tex Avery, este artista gráfico autodidacta ha conseguido llevarse a su terreno el carisma del instinto callejero. Un conjunto de obras que, bautizadas con el nombre de Pintura Subterránea, se han gestado en el primer impulso, en la intuición, en la esencia innata del que escucha más que habla, del que observa. Como los ojos de sus personajes, que te devuelven la mirada desde su bucólica estancia, desde la desazón de su identidad o desde una sartén; desde la quietud de la Familia Perro o la eternidad de “El Hombre que ríe” a manos de Conrad Veidt .

Tintes de la estética Pulp y reminiscencias del cómic que pintan a lo grotesco, a lo inimaginable y a lo subversivo. Obras que evocan a tiempos pretéritos, un tributo a la televisión de los 80 y grandes dosis de neo Street Art con dejes tenebristas. La obra de Arman se perfila como la de un artista tan oculto como prolífico, retratista de la ilusión y otras subculturas.

Sara Morales

 

 

Descarga KIT DE PRENSA